RAFAEL ALBERTI (ESPAÑA,1902-1999)

alberti_ini

Nacido en Puerto de Santa María (Cádiz). Inicialmente
se dedicó a la pintura. Se trasladó a Madrid con su familia, consiguió el Premio
Nacional de Literatura, en 1925, por el primer libro que publicó, Marinero en
tierra
. Se trata de una obra de un refinado popularismo donde universaliza
el mar, que llega a ser un mito. En 1926 apareció La amante, relato
poético de un viaje en automóvil, al que sigue un nuevo libro de poemas, El
alba del alhelí
, al año siguiente. Las tres obras se inscriben dentro de la
tradición de los poetas anónimos del Romancero y Garcilaso de la Vega, aunque
con una sensibilidad de poeta vanguardista. En 1929 tuvo lugar un cambio
importante en su poesía, cuando publicó Cal y canto, influido por Luis de
Góngora y el ultraísmo. También de ese mismo año es Sobre los ángeles.
Considerada su obra maestra, es una alegoría surrealista en la que los ángeles
representan fuerzas dentro del mundo real. Producto de una intensa crisis
personal relacionada con lo que el propio poeta califica de “amor imposible” y
los “celos más rabiosos”, contiene imágenes que suponen altas cumbres poéticas.
Sus tonos apocalípticos se prolongaron en Sermones y moradas (1930). La
tendencia surrealista, que llevaba a Alberti a introducir asuntos personales en
el ámbito de las cuestiones históricas, supuso en él una inclinación hacia el
anarquismo, como demuestra su elegía Con los zapatos puestos tengo que
morir
, de 1930.

FUENTE: http://www.epdlp.com

alberti4

Posteriormente se afilió al Partido Comunista
español, y publicó hasta 1937 un conjunto de libros que el autor denominó El
poeta en la calle
, aparecidos conjuntamente en 1938. También de la misma
época son sus obras de teatro, entre las que destaca Fermín Galán (1931).
Posteriormente, y dentro de la misma línea de carácter surrealista y político,
sus obras teatrales más conocidas son El adefesio, de 1944, y de 1956
Noche de guerra en el Museo del Prado. Con su compañera, la también
escritora María Teresa León, se vio obligado a exiliarse después de la derrota
de la República en la Guerra Civil española. Vivió en Argentina hasta 1962. A
partir de ese año residió en Roma, y no regresó a España hasta 1977, siendo
elegido diputado por la provincia de Cádiz. Obtuvo el Premio Cervantes en 1983.
El poeta recoge su vida durante los años de destierro en La arboleda
perdida
(1959 y 1987). Entre la poesía no política de Alberti, posterior a
1939, destacan Entre el clavel y la espada, de 1941, y A la
pintura
, de 1948, un brillante intento de describir un arte en términos de
otro. En Retornos de lo vivo lejano, de 1952, y Baladas y canciones
del Paraná
, libro de poemas publicado el año siguiente, incluye canciones
muy cercanas a las de Marinero en tierra que ofrecen un universo nostálgico del
que no está ausente la ironía. Algo que vuelve a ocurrir en el primer libro que
publicó a su regreso a Europa, Roma, peligro de caminantes, de 1968. Al
lado de estos poemarios, están los poemas más estrictamente políticos inspirados
por las circunstancias, como las muy conocidas Coplas de Juan Panadero,
de 1949, y La primavera de los pueblos, de 1961. También cabe destacar
entre la copiosa y desigual producción de Alberti posterior a su regreso a
España, el libro de carácter erótico publicado en 1988 Canciones para
Altair
.  © eMe

alberti6

A galopar
Las tierras, las tierras, las tierras de España, las grandes, las solas, desiertas llanuras. Galopa, caballo cuatralbo, jinete del pueblo,
al sol y a la luna.
¡A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar! A corazón suenan, resuenan, resuenan, las tierras de España, en las herraduras.
Galopa, jinete del pueblo caballo de espuma
¡A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar!
Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie; que es nadie la muerte si va en tu notura. Galopa, caballo cuatralbo, jinete del pueblo que la tierra es tuya.
¡A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar!

El Poder de la Palabra epdlp.comalberti5


La arboleda perdida (fragmento)
¿Por qué Italia y no Francia, en donde habíamos vivido tantas veces?, nos preguntaban muchos amigos. Porque ya, en realidad, teníamos agotado París, y Picasso, un gran señuelo sobre todo, vivía en la Costa Azul, y yo pensaba en Roma, en la que había pasado, en 1935, quince días inolvidables con Valle-Inclán, sintiéndome en Italia más cerca, más bañado de la claridad mediterránea, más próximo en espíritu a los litorales españoles, a las costas andaluzas. Después, la explayadora simpatía de gran parte del pueblo italiano y, sobre todo, aquel Alberti, mi apellido, tan ligado a las familias florentinas, al gran orgullo de saber que de ellas habían salido mis abuelos. Y después… ¡Qué sé yo! Una nueva experiencia, una nueva vida, más clara y popular, que se me iba a prolongar -esto lo supe luego- por casi quince años a las dos orillas del Tevere, el río de tantos misterios, sucio y cruzado de los más bellos puentes, desagües de cloacas, reflejado de centenarios árboles, de cúpulas, de torres, de estatuas y picoteado de voraces gaviotas hambrientas del vecino y contaminado mar Tirreno. Pero… A pesar de Italia, en la que ya me encontraba, mucho había dejado allí, en aquella América, tanto como para desear, a cada hora, en los primeros meses de lejanía, un posible retorno, una segunda vida que me hiciera compartir con aquellos pueblos tan castigados y oprimidos el logro final de sus esperanzas. Y a Roma le pedí, desde el comienzo de mi permanencia en ella, que, a pesar de su maravilla, fuese capaz de darme tanto como había dejado entre aquellas orillas de cielos inalcanzables, cosechas y caballos.

Rafael Alberti Nocturno
Cuando tanto se sufre sin sueño y por la sangre se escucha que transita solamente la rabia
que en los tuétanos tiembla despabilado el odio y en las médulas arde continua la venganza, las palabras entonces no sirven son palabras.
Manifiestos, artículos, comentarios, discursos, humaredas perdida, neblinas estampadas, ¡que dolos de papeles que ha de barrer el viento,
que tristeza de tinta que ha de borrar el agua!
Ahora sufro lo pobre, lo mezquino, lo triste, lo desgraciado y muerto que tiene ena garganta cuando desde el abismo de su idioma quisiera gritar que no puede por imposible, y calla. Siento esta noche heridas de muerte las palabras.
alberti7

Pamplinas
De lona y níquel, peces de las nubes, bajan al mar periódicos y cartas.  (Los carteros no creen en las sirenas ni en el vals de las olas, sí en la muerte.    Y aún hay calvas marchitas a la luna  y llorosos cabellos en los libros.  Un polisón de nieve, blanqueando las sombras, se suicida en los jardines.    ¿Qué será de mi alma, que hace tiempo bate el récord continuo de la ausencia? ¿Qué de mi corazón, que ya ni brinca,  picado ante el azar y el accidente?    Exploradme los ojos, y, perdidos,  os herirán las ansias de los náufragos,  la balumba de nortes ya difuntos,  el solo bamboleo de los mares.     Cascos de chispa y pólvora, jinetes  sin alma y sin montura entre los trigos;
basílicas de escombros, levantadas trombas de fuego, sangre, cal, ceniza.    Pero también, un sol en cada brazo,  el alba aviadora, pez de oro,  sobre la frente un número, una letra,  y en el pico una carta azul, sin sello.     Nuncio -la voz, eléctrica, y la cola- del aceleramiento de los astros, del confín del amor, del estampido  de la rosa mecánica del mundo.    Sabed de mí, que dije por teléfono mi madrigal dinámico a los hombres: ¿Quién eres tú, de acero, estaño y plomo?
-Un relámpago más, la nueva vida.

El Poder de la Palabra epdlp.com


alberti8

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s