WILLIAM SHAKESPEARE – VERSOS DE AMOR

Lodge at the entrance to Godmersham Park - geo...

Lodge at the entrance to Godmersham Park – geograph.org.uk – 698968 (Photo credit: Wikipedia)

El debate sobre Shakespeare

Resulta curioso que todo el conocimiento que ha llegado a la posteridad sobre uno de los autores del canon occidental9 no sea más que un constructo formado con las más diversas especulaciones. Se ha discutido incluso si Shakespeare es el verdadero autor de sus obras, atribuidas por algunos a Francis Bacon, a Christopher Marlowe (quien, como espía, habría fingido su propia muerte) o a varios ingenios; la realidad es que todas esas imaginaciones derivan del simple hecho de que los datos de que se dispone sobre el autor son muy pocos y contrastan con la desmesura de su obra genial, que fecunda y da pábulo a las más retorcidas interpretaciones.

William Shakespeare's grave

William Shakespeare’s grave (Photo credit: Mrs Logic)

Felicidad matrimonial

Se ha opinado mucho sobre la vida personal del autor y sobre su presunta homosexualidad,12 especulación que encuentra su base principal en una originalísima colección de sonetos que fue publicada, al parecer, sin su consentimiento. También se ha sospechado la existencia de alguna o algún amante que hiciera desgraciado su matrimonio, ya que la que fue su mujer y madre de sus tres hijos era bastante mayor que él y se encontraba embarazada antes de la boda. Esta sospecha se asienta en una famosa cita de su testamento: “Le dejo mi segunda mejor cama”, pasaje que ha suscitado las más dispares interpretaciones y no pocas especulaciones. La más general tiene que ver con que la relación de la pareja no era del todo satisfactoria. Pero otra apunta en sentido contrario, ya que el dramaturgo le habría dedicado un hermoso soneto a su señora esposa titulado The World’s Wife (“La Esposa del Mundo”).

FUENTE: http://es.wikipedia.org

 

'The Comedy of Errors' by William Shakespeare

‘The Comedy of Errors’ by William Shakespeare (Photo credit: Huntington Theatre Company)

Se ha seguido muy de cerca, además, la crueldad de Shakespeare con respecto a la figura femenina en sus sonetos y, en consecuencia, de la ingenuidad del hombre que cae atrapado en sus redes. Los temas de la promiscuidad, lo carnal y la falsedad de la mujer —descrita y criticada humorísticamente por el dramaturgo— son pruebas suficientes para los que parten de la base de que tendría cierta predilección por los hombres y un repudio hacia la coquetería de las damas, en todo caso, siempre mencionadas en alusión a su superficialidad e intereses materialistas.

Véase parte del siguiente fragmento de su soneto 144:

Dos amores tengo yo de disfrute y desesperación
los cuales como dos espíritus aún me sugieren que
el mejor ángel es un hombre blanco y derecho, y
el peor espectro, una mujer de color enfermizo.
Para ganarme pronto al infierno, mi mal femenino
se llevó al mejor ángel de mi lado,
y corrumpiría a mi santo para ser un demonio,
arruinando su pureza con su fétido orgullo (…)
English: Collage of the 4 alternative candidat...

English: Collage of the 4 alternative candidates for the authorship of Shakespeare’s works, surrounding the Folio engraving of William Shakespeare. Clockwise from top left: Edward de Vere, 17th Earl of Oxford, Francis Bacon, William Stanley, Earl of Derby and Christopher Marlowe. (Photo credit: Wikipedia)

Zeittafel-marlowe-shakespeare

Zeittafel-marlowe-shakespeare (Photo credit: Wikipedia)

FUENTE POEMAS: http://grandespoetasfamosos.blogspot.com.es

 

Cuando pienso que todo lo que creceCuando pienso que todo lo que crece
Su perfección conserva un mero instante;
Que las funciones de este gran proscenio
Se dan bajo la influencia de los astros;
Y que el hombre florece como planta
A quien el mismo cielo alienta y rinde,
Primero ufano y abatido luego,
Hasta que su esplendor nadie recuerda:La idea de una estada tan fugaz
A mis ojos te muestra más vibrante,
Mientras que Tiempo y Decadencia traman
Mudar tu joven día en noche sórdida.

Y, por tu amor guerreando con el Tiempo,
Si él te roba, te injerto nueva vida.

English: William Shakespeare statue in Lincoln...

English: William Shakespeare statue in Lincoln Park, Chicago (Photo credit: Wikipedia)

De los hermosos el retoño ansiamos

De los hermosos el retoño ansiamos
Para que su rosal no muera nunca,
Pues cuando el tiempo su esplendor marchite
Guardará su memoria su heredero.
Pero tú, que tus propios ojos amas,
Para nutrir la luz, tu esencia quemas
Y hambre produces en donde hay hartura,
Demasiado cruel y hostil contigo.

Tú que eres hoy del mundo fresco adorno,
Pregón de la radiante primavera,
Sepultas tu poder en el capullo,
Dulce egoísta que malgasta ahorrando.

Del mundo ten piedad: que tú y la tumba,
Ávidos, lo que es suyo no devoren.

Déjame confesar que somos dos

Déjame confesar que somos dos
Aunque es indivisible el amor nuestro,
Así las manchas que conmigo quedan
He de llevar yo solo sin tu ayuda.
No hay más que un sentimiento en nuestro amor
Si bien un hado adverso nos separa,
Que si el objeto del amor no altera,
Dulces horas le roba a su delicia.

No podré desde hoy reconocerte
Para que así mis faltas no te humillen,
Ni podrá tu bondad honrarme en público
Sin despojar la honra de tu nombre.

Mas no lo hagas, pues te quiero tanto
Que si es mío tu amor, mía es tu fama.

Derrochador de encanto

Derrochador de encanto, ¿por qué gastas
En ti mismo tu herencia de hermosura?
Naturaleza presta y no regala,
Y, generosa, presta al generoso.
Luego, bello egoísta, ¿por qué abusas
De lo que se te dio para que dieras?
Avaro sin provecho, ¿por qué empleas
Suma tan grande, si vivir no logras?

Al comerciar así sólo contigo,
Defraudas de ti mismo a lo más dulce.
Cuando te llamen a partir, ¿qué saldo
Podrás dejar que sea tolerable?

Tu belleza sin uso irá a la tumba;
Usada, hubiera sido tu albacea.

El pecado de amarte se apodera

El pecado de amarte se apodera
De mis ojos, de mi alma y de mí todo;
Y para este pecado no hay remedio
Pues en mi corazón echó raíces.
Pienso que es el más bello mi semblante,
Mi forma, entre las puras, la ideal;
Y mi valor tan alto conceptúo
Que para mí domina a todo mérito.

Pero cuando el espejo me presenta,
Tal cual soy, agrietado por los años,
En sentido contrario mi amor leo
Que amarse siendo así sería inicuo.

Es a ti, otro yo mismo, a quien elogio,
Pintando mi vejez con tu hermosura.

En verdad quieres que tu imagen abra

¿En verdad quieres que tu imagen abra
Mis párpados al tedio de la noche,
Mientras las sombras que se te parecen
De mí se burlan y a mi sueño quiebran?
¿Mandas así fuera de ti tu espíritu,
Lejos, para que aceche mis acciones
Y mis horas espíe de flaqueza,
Que son blanco y dominio de tus celos?

No; tu amor, aunque grande, no lo es tanto:
Es el mío el que me abre los dos ojos,
Mi propio amor quien mi descanso vence
Y en centinela para ti se cambia:

Pues por ti velo mientras te desvelas,
Muy distante de mí, muy cerca de otros.
Extenuado, hacia el lecho me apresuro

Extenuado, hacia el lecho me apresuro
A calmar mis fatigas de viajero,
Pero empieza en mi ánimo otro viaje,
Cuando acaban del cuerpo las faenas.
Porque mis pensamientos, alejándose
En tu busca, celosos peregrinos,
De mis párpados abren el agobio
A la tiniebla que los ciegos miran.

Sólo que mi visión imaginaria
Trae tu sombra hasta mis ojos ciegos,
Como un joyel que cuelga de la noche
Y el rostro oscuro le rejuvenece.

Así, por ti y por mí, nunca reposan
De día el cuerpo y a la noche el alma.

He visto a la mañana

He visto a la mañana en plena gloria
Los picos halagar con su mirada,
Besar con su oro las praderas verdes
Y dorar con su alquimia arroyos pálidos;
Y luego permitir el paso oscuro
De fieros nubarrones por su rostro,
Y ocultarlo a la tierra abandonada
Huyendo hacia occidente sin ventura.

Así brilló mi sol, un día, al alba,
Sobre mi frente, con triunfal belleza;
Una hora no más lo he poseído
Y hoy me lo esconden las aéreas nubes.

No desdeñes mi amor: si el sol del cielo
Se eclipsa, han de velarse los del mundo.

Las dulces faltas en que osado incurres

Las dulces faltas en que osado incurres
Si de tu corazón estoy ausente,
Cuadran a tu hermosura y a tus años
Porque la tentación siempre te sigue.
Te querrán conquistar, pues eres noble;
Te querrán asediar, pues eres bello;
¿Qué hijo de mujer, antes que triunfe,
Dejará a una mujer cuando lo acosa?

¡Ay!, deberías respetar mi sitio
Y a tu edad reprender y tus encantos
Que en su fuga te arrastran al extremo
De violar obligado una fe doble:

La de ella, que ha tentado tu hermosura;
La tuya, infiel a mí con su belleza.

Las horas que gentiles compusieron

Las horas que gentiles compusieron
Tal visión para encanto de los ojos,
Sus tiranos serán cuando destruyan
Una belleza de suprema gracia:
Porque el tiempo incansable, en torvo invierno,
Muda al verano que en su seno arruina;
La savia hiela y el follaje esparce
Y a la hermosura agosta entre la nieve.

Si no quedara la estival esencia,
En muros de cristal cautivo líquido,
La belleza y su fruto morirían
Sin dejar ni el recuerdo de su forma.

Mas la flor destilada, hasta en invierno,
Su ornato pierde y en perfume vive.

Los corazones que supuse muertos

Los corazones que supuse muertos
Pues me faltaban, a tu pecho ocupan;
En él reinan amor y sus virtudes
Y los amigos que creí enterrados.
¡Cuánta lágrima pía de mis ojos
Robó el amor leal por esos muertos
Que no son más que seres que han cambiado
De lugar y que yacen en ti ocultos!

Tú eres la tumba donde vive amor;
De mis amores los trofeos te ornan;
Cada uno te dio mi parte suya
Y ahora es tuyo el bien que fue de muchos.

Veo en ti las imágenes que amé:
Soy tuyo entero pues las tienes todas.

Mella, tiempo voraz, del león las garras

Mella, tiempo voraz, del león las garras,
Deja a la tierra devorar sus brotes,
Arranca al tigre su colmillo agudo,
Quema al añoso fénix en su sangre.
Mientras huyes con pies alados, tiempo,
Da vida a la estación, triste o alegre,
Y haz lo que quieras, marchitando al mundo
Pero un crimen odioso te prohíbo:

No cinceles la frente de mi amor,
Ni la dibujes con tu pluma antigua;
Permite que tu senda siga, intacto,
Ideal sempiterno de hermosura.

O afréntalo si quieres, tiempo viejo:
Mi amor será en mis versos siempre joven.

Mira a tu espejo, y a tu rostro dile

Mira a tu espejo, y a tu rostro dile:
Ya es tiempo de formar otro como éste.
Si no renuevas hoy su lozanía,
Al mundo engañas y a una madre robas.
¿Quién es la bella del intacto seno
Que tu cultivo marital desdeñe?
Y, ¿quién tan loco para ser la tumba
De un amor egoísta sin futuro?

Tu madre encuentra en ti, que eres su espejo,
La gracia de su abril, su primavera;
Así, de tu vejez por las ventanas,
Aunque mustio, verás tu tiempo de oro.

Mas si pasar prefieres sin memoria,
Muere solo y tu imagen morirá.

Porto Selvaggio Nature Riserve

Porto Selvaggio Nature Riserve (Photo credit: SIRHENRYB.is ****the dreamer****)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s